HR Path
Tour Montparnasse, étage 41
33 avenue du Maine
75015 PARIS
FRANCE

+33 (0) 153 622 214

Search here:

Gestión por compromiso, el modelo correcto para las empresas

Cada empresa, PYME, TPE o start-up tiene sus pros. Ya sea a través de su modelo de facturación, de sus empleados o de la tecnología con la que evoluciona, cada empresa se enfrenta a la elección de su método de gestión. Para esta cuestión un solo sistema está destinado a garantizar la durabilidad de la empresa: gestión por compromiso.

Gestión por compromiso, ¿qué es?

La primera palanca que se activa con este método de gestión es la motivación. La importancia de que los empleados entusiastas evolucionen dentro de una estructura es una condición sine qua non para el éxito de la empresa. El desafío es mantener este compromiso a pesar de las limitaciones internas y externas. La participación de los empleados viene ante todo a través de la confianza. Simplemente seguir las instrucciones a ciegas no puede ser satisfactorio. Hay tres prerrogativas para mantener esta confianza.

  1. Una comprensión de las tareas de los demás
  2. Una contribución común al desarrollo de soluciones
  3. Una iniciativa de todos y un derecho a cometer errores

El segundo punto a estimular es el de una visión común de la empresa. Esto les permite a todos comprender los desafíos que se avecinan. Para funcionar colectivamente es necesario entender las tareas de los demás. La motivación, el compromiso, el sentido de pertenencia o el reconocimiento del trabajo son la esencia del trabajo colaborativo. Compartir una visión es importante, ser capaz de contribuir a la estrategia resultante es aún más efectivo. Esto permite a los empleados comprenderla mejor, pero también sentirse parte de su realización.

El último punto es que del tener derecho al error, es solo probando nuevos enfoques que la progresión es posible. Aunque a veces es difícil de aceptar, el fracaso es un activo definitivo del leadership. Ayuda a promover la toma de riesgos. Al igual que sus equipos, el manager debe apreciar sus errores para analizarlos y aprender de ellos.

La dificultad de adaptar su estilo de gestión

Está claro que no todas las empresas están en el mismo nivel y que la complejidad aumenta cuando crece y tiene varios niveles jerárquicos. En la actualidad el concepto de «jefes» y sus «empleados» es lo más habitual, pero vamos hacia buen camino con el nacimiento de un conglomerado formado por un gerente, un equipo gerencial y colaboradores.

Después de un estudio realizado por el Stafon Project sobre Emerging Companies, James Barron y Micheal Hannan, dos investigadores estadounidenses han llegado a la conclusión de que el modo de gestión «ingeniero» es el más utilizado en nuestras sociedades actuales. Este modelo se llama «ingeniero» porque está compuesto por empleados con habilidades variadas y autónomas en constante búsqueda de responsabilidades. Según el estudio, constituye un riesgo de bancarrota dos veces mayor para las empresas. La conclusión es clara: el modelo de compromiso sigue siendo más interesante a largo plazo que un sistema basado en la adición de habilidades técnicas.

Para nuestros investigadores, la cultura de compromiso dentro de la empresa es un estado de ánimo para adoptar. Empoderar a sus empleados, apoyar a sus gerentes cuando están en dificultades, estar agradecidos por los esfuerzos de todos. El compromiso no es algo simple de desarrollar, sino que se convierte en un verdadero impulso cuando se implementa en la medida correcta y con prudencia.