Contact Us
+33 (0) 153 622 214

Search here:

¿Cómo externalizar su proceso de nómina en 2020?

Home > Blog RRHH  > ¿Cómo externalizar su proceso de nómina en 2020?

Por Christophe Faucher, socio asociado HR Path

Outsourcing de nómina: más que una simple medida de reducción de costes, un verdadero proyecto empresarial

El outsourcing del proceso de nómina se está volviendo cada vez más atractivo para las empresas, pero ¿se están embarcando en este proyecto por las razones correctas? ¿Son conscientes de los beneficios reales de este tipo de proyecto?

Dado que el proceso de nómina es una misión vital de recursos humanos, es importante identificar el impacto que la externalización puede tener para la empresa, y definir una metodología adecuada.

Sin embargo, este impacto está lejos de limitarse únicamente a las ganancias financieras.

 

Razones financieras, pero no exclusivamente

La reducción de costes es una de las principales razones por las que muchas empresas subcontratan su gestión de nómina. En un contexto en el que a menudo se les pide que hagan más con menos, delegar funciones de soporte es una opción lógica. De hecho, la mayoría de las veces el outsourcing de nómina arroja un ROI positivo.

Sin embargo, las razones que impulsan a las compañías a tomar esta decisión son variadas, y las razones financieras no siempre prevalecen. La dificultad de reclutar especialistas en nómina cualificados y con experiencia es otro factor determinante. La industria de recursos humanos está en una carrera crucial por el talento, y la alta rotación o simplemente las jubilaciones pueden plantear desafíos importantes para el desempeño de la función del departamento.

 

Prevención de riesgos regulatorios

El outsourcing de nómina es, por lo tanto, outsourcing de gestión de talento de recursos humanos, pero también es, y sobre todo, una delegación de responsabilidad. Es un tema delicado dentro de la empresa: una emisión de nómina estable y correcta.

Al confiar esta tarea a especialistas externos a la empresa, los managers evitan las posibles tensiones que podrían surgir ante la comisión de errores. Al mismo tiempo, protegen a la empresa del riesgo regulatorio que cada vez tiene mayor peso sobre los departamentos de recursos humanos. El proceso de emisión de nómina está sujeto a un alto nivel de actividad legislativa y, por tanto, requiere un esfuerzo constante en términos de monitorización regulatoria, dado que de lo contrario la empresa podría ser severamente sancionada.

El outsourcing de nómina está motivado tanto por la necesidad de serenidad y seguridad regulatoria, como por la necesidad de reducir costes.

 

Estar bien acompañado

Debido a todas estas ventajas, la subcontratación de la nómina se está volviendo cada vez más frecuente. Pero es importante que, antes de embarcarse en el proyecto, sea consciente de los riesgos y de que algunos proyectos terminan en una profunda insatisfacción del cliente. En la mayoría de las ocasiones, esto se debe a una comunicación insuficiente entre el proveedor de servicios y el cliente.

La subcontratación del proceso de nómina no debe limitarse a delegar una tarea a un proveedor de servicios externo. Debe conducir también a una delegación completa de los procesos de colaboración interna relacionados: ¿a quién acudirán los empleados? ¿Cómo se procesarán e intercambiarán los datos con otros departamentos? Para responder a todas estas preguntas, una empresa que externaliza su nómina debe proporcionar a su proveedor de servicios información completa sobre sus procesos internos. De lo contrario, las herramientas y métodos implementados serán inadecuados.

 

Medición del ROI de la subcontratación

El retorno de la inversión del outsourcing de nómina no se limita a los aspectos económicos. Es esencial medirlo en aspectos cualitativos.

Cuando una empresa externaliza su nómina a un especialista, tiene derecho a esperar una calidad superior a la que se disponía anteriormente cuando el proceso se realizaba internamente. Esta es la razón por la cual sistemas de medición de rendimiento pueden usarse para evaluar la subcontratación, donde anteriormente solíamos confiar intuitivamente en el nivel de satisfacción de los empleados.

El valor añadido del outsourcing es, por tanto, multifactorial: aporta serenidad frente al riesgo regulatorio, permite enfocar al cliente en el negocio principal, y conlleva una mejora cualitativa en los procesos de nómina.

En esta lógica, el outsourcing debe, por lo tanto, ser tratado como un proyecto de negocio.

 

 > Descubra los servicios de outsourcing de nómina de HR Path Group