Contact Us
+33 (0) 153 622 214

Search here:

La función de los recursos humanos en 2050: ¿cuáles son las tendencias?

Home > Blog RRHH  > La función de los recursos humanos en 2050: ¿cuáles son las tendencias?

Desde su aparición en la empresa, la función de RRHH no ha dejado de evolucionar y estructurarse. De ser un departamento de «gestión de personal» limitado a una función administrativa, se ha convertido en un verdadero agente estratégico, que participa cada vez más en la toma de decisiones junto a dirección.

Nuestros sistemas están cambiando y nuestras líneas de negocio evolucionan constantemente acorde al ritmo de la digitalización. Así que, para un joven graduado de RRHH, hay varias preguntas que deben ser abordadas:

– ¿Cómo será la función de RRHH del mañana?

– ¿Qué cambios se están produciendo actualmente y se espera que continúen?

– ¿Hasta qué punto la crisis actual tendrá un impacto en estas transformaciones?

Plantearse la cuestión de la evolución de la función de los recursos humanos significa también cuestionar los profundos cambios que están experimentando las empresas hoy en día, ya sea tratándose de la transformación digital, de la externalización de ciertos servicios o de la evolución de las expectativas de los empleados.

 

Una función cada vez más externalizada que se está replanteando

La función de recursos humanos se externaliza cada vez más, en particular en lo que respecta a la gestión administrativa y la nómina.

Por consiguiente, el departamento de recursos humanos tendrá una mayor función directiva a nivel de los diversos proveedores de servicios de recursos humanos y podría volver a centrarse en tareas de mayor valor añadido a nivel interno (definición de la política de gestión de los recursos humanos, gestión del cambio, planes de sucesión, relaciones sociales, atracción y retención del talento, etc.)

 

Responsable de la cultura corporativa y de la calidad de vida en el trabajo

Paralelamente a esta tendencia a la externalización, la función de recursos humanos está llamada cada vez más a inculcar una verdadera cultura empresarial, empezando por el proceso de contratación de sus empleados y luego, más tarde, cuando se integran y evolucionan dentro de la empresa.

Este papel de responsable de la cultura empresarial es cada vez más importante, ya sea por la fragmentación geográfica de las estructuras empresariales, cada vez más internacionalizadas, o por las expectativas de los candidatos y empleados que, en mercados altamente saturados, se han convertido en «clientes» y eligen su empresa en función de su propia adhesión a la cultura que perciben.

En ese contexto, la calidad de la vida en el trabajo es de gran importancia para atraer el talento y fomentar la fidelización de los empleados creando y garantizando las condiciones para su desarrollo laboral. Por lo tanto, la función deberá tener en cuenta las nuevas expectativas de los empleados, que están más atentos a las condiciones de trabajo y al equilibrio entre el trabajo y la vida familiar.

 

Las «soft  skills» en el corazón de la empresa

Las » soft skills » o competencias comportamentales serán cada vez más importantes y la función de recursos humanos tendrá que evaluarlas y desarrollarlas, ya que estas habilidades constituirán de hecho una ventaja competitiva para las empresas en este contexto de automatización.

Según el Foro Económico Mundial, estas » soft skills » son las que tendrán mayor demanda en los próximos años, en particular las habilidades analíticas, la creatividad y la inteligencia emocional. Por lo tanto, los humanos estarán en el corazón de la transformación digital.

El papel de la función de recursos humanos en esta área es evidente: contratar talentos formados en nuevas tecnologías, formar empleados, apoyar a los empleados en esta transición, particularmente en las profesiones en declive. Por lo tanto, su función se centrará más en contribuir a la estrategia general de la empresa, en ser un socio en el desarrollo de los recursos humanos vinculado a la atracción y retención del talento.

Por lo tanto, el reto de esta función estará cada vez más enfocado hacia la construcción de un grupo de trabajo basado en individuos que se consideran a sí mismos como su propio empleador.

 

La función RRHH, impulsa la transformación digital

La función de recursos humanos también tendrá que seguir el ritmo de la evolución tecnológica al digitalizarse, desarrollando sistemas de información sobre recursos humanos y soluciones en la nube adaptadas a los nuevos desafíos y, más en general, modernizando sus métodos de comunicación a fin de mejorar su calidad de servicio, ya sea internamente tanto a los empleados como a la dirección o a los proveedores de servicios y candidatos.

Deberá beneficiarse de los avances tecnológicos y de las herramientas informáticas de las que dispone para analizar mejor los problemas encontrados, hacer propuestas a la dirección y dirigir la puesta en marcha de nuevos procesos, asegurándose de que el empleado encuentra su lugar en ellos.

La función de recursos humanos también debe ser capaz de justificar sus acciones y aportar un valor añadido a la dirección, los empleados y managers. Para ello, debe ser capaz de evaluar sus acciones utilizando indicadores tangibles, racionales y objetivos. El uso de herramientas digitales le proporcionará los datos e indicadores necesarios para evaluar su desempeño y establecer así su credibilidad y su función estratégica.

La transformación digital que se está produciendo desde hace varios años, junto con la crisis mundial que estamos atravesando hoy en día, dará lugar cada vez más a nuevas formas de trabajo (el teletrabajo en particular). En algunas empresas que están descubriendo este nuevo modo de organización, la función de recursos humanos tendrá que apoyar a los empleados para que este cambio no se experimente como una deshumanización del trabajo sino, por el contrario, como una oportunidad para que los empleados ganen en autonomía, responsabilidad y, como ya se ha dicho, en calidad de vida (equilibrio entre trabajo y vida familiar).

Por lo tanto, la digitalización no sólo transformará la forma de trabajar en la empresa, sino que también afectará a la profesión de Recursos Humanos, ya que es el departamento de RR.HH. el que tendrá que planificar, organizar, apoyar y gestionar la transición digital de las diferentes ocupaciones de la empresa.

Por lo tanto, la reorientación de la función de recursos humanos también adoptará la forma de acompañamiento del cambio y su aplicación entre los empleados. También en este caso, el papel de los recursos humanos será asegurar que los cambios se ajusten a la cultura corporativa y que sean comprendidos y aceptados por los empleados y que éstos se identifiquen con ellos.